3 de agosto de 2008

Corría el año 1941 y...

... Walt Disney y un grupo de sus artistas y guionistas viajaron durante dos meses por once países para experimentar los emocionantes paisajes y sonidos de la región. Recolectaron material para una nueva serie de películas distintas a las que habían hecho antes.

El lunes 8 de septiembre Walt junto con otros miembros del grupo dejaron Brasil en un vuelo de Pan-Air hacia Argentina. Su llegada a Buenos Aires fue triunfal. A pesar del retraso de dos horas que tuvo el vuelo, los recibió la multitud más grande en la historia del aeropuerto. Durante las tres semanas siguientes Buenos Aires habría de convertirse en el punto central de la estancia del grupo en Sudamérica.

Instalaron un "estudio" en el Hotel Alvear Palace de Buenos Aires para que los artistas pudieran trabajar en sus dibujos y pinturas. "Contábamos con un salón vidriado en el último piso del Hotel Alvear Palace que hacía las veces de oficina donde podíamos colgar nuestros bocetos", recordó el guionista Bill Cottrell. Artistas, músicos y actores destacados del lugar visitaron al grupo de Disney en el estudio del Alvear Palace.Uno de los momentos más destacados de la experiencia en Argentina del grupo fue la visita al estudio de Florencio Molina Campos en su estancia de Buenos Aires. Tanto como de sus características pinturas gauchescas como así también de los asados en donde pudieron ver a los gauchos en acción, los artistas recolectaron material para una futura serie de películas gauchescas.

Durante su visita a la Argentina, Walt Disney realizó un viaje a Uruguay donde se reunió con el presidente Baldomir, recorrió Montevideo y participó en un encuentro especial con los estudiantes de la ciudad quienes habían tenido el día libre para la ocasión. A finales del mes de septiembre, el equipo se subdividió en grupos más pequeños para viajar a otras zonas de América del Sur.

Luego de visitar Buenos Aires, el animador Frank Thomas se dirigió junto con otros dos artistas a Salta con el fin de conocer otras partes de la Argentina. "Fue un deleite turístico", recordó Thomas, "porque todos los edificios eran antiguos y tenían su historia, además la comida era sabrosa".
El equipo de Walt Disney voló desde Mendoza, en Argentina, sobre el Aconcagua hasta Santiago de Chile.



A su regreso al estudio en California, provistos de una cantidad de dibujos, filmación y material de cuentos reunida en el viaje, los artistas de Disney comenzaron a producir en forma inmediata una nueva serie de films. Durante los años siguientes, una variedad de películas de Disney celebró la nueva amistad entre los artistas y sus vecinos latinoamericanos.Las primeras cuatro películas de la serie se referían a distintos países.

Lake Titicaca (El Lago Titicaca) presentaba al Pato Donald como un turista norteamericano que visitaba Bolivia y Perú. Pedro era la historia de un pequeño avión de correo que transportaba valientemente la correspondencia de Argentina a Chile a través de la misma ruta que Walt Disney y su equipo habían recorrido. Goofy cambió la vida de un vaquero americano por la de un gaucho argentino en la película El Gaucho Goofy. Por último, Aquarela do Brasil reunía al Pato Donald con un nuevo amigo, José Carioca, el loro brasilero.

El Gaucho Goofy (en castellano)





El Gaucho Goofy
(en ingles)




En este link tienen un documental, sobre Walt Disney en Latinoamerica, para descargar.
En este documental (estadounidense doblado al español) se puede ver a Disney visitando a Molina Campos en su estudio.


El Pato Donald en el Lago Titicaca (en ingles)


Pedrito (en castellano)


Aquarela do Brasil
(en ingles/portugues)


Walt Disney en Rio de Janeiro (en ingles)


Fuente: YouTube y DisneyLatino.com

2 comentarios:

Jorge dijo...

Grosso esto, eh.

Tiago dijo...

Trabajo para un tipo que tiene varios departamentos en Alquiler Temporario en Capital Federal y muchas veces hablo con los turistas. Es muy raro ver que por acá pasaron mucha gente reconocida internacionalmente de la cual ellos saben y la mayoría de los argentinos no... El creador del Principito es otro ejemplo... o Tito!!!